top of page

Teatro

Llamémonos eternas

cuando en nosotras

muera la discordia,

cuando escurramos

de nuestra historia

la sed de ganancias

y ahoguemos en vida

al policía que nos vigila

desde nuestro propio

punto de vista.


Soy un niño salvaje,

no hay edad precisa

para llamarnos eternas

sino es esta.


Liberarnos de la representación

es llamarnos ahora.


Ahora,

la vida es teatro,

pero ya me cansé

de actuar

en escenario ajeno.




64 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Me perdono

No sólo yo

Yo no soy de mi apariencia ni de mi ceguera.

bottom of page